La Agricultura es la profesión propia del sabio, la más adecuada al hombre sencillo y la ocupación más digna para todo hombre libre. Cicerón

lunes, 20 de diciembre de 2010

Repartidora de abejas a domicilio





El Correo Vasco, 19 de diciembre de 2012, Gustavo Duch.
Para Roser y su nuevo aleteo
Después de tanta destrucción, las calles acumuladas de pobreza y los campos arruinados, nadie sabía cómo recomenzar o qué paso era el siguiente a dar. Las fábricas de comida preparada a base de nanoproteínas sintéticas y fibras vegetales artificiales, como casi todo, habían sido arrasadas. Se debatieron estrategias: recurramos a las semillas conservadas en los bancos de germoplasma, propusieron desde la Sociedad Imperial Geográfica. Pero no se ponían de acuerdo con las empresas que las tenían patentadas, no había suficientes y tampoco sabrían cómo poder multiplicarlas. Volvamos a criar ganado, dijeron otros, pero tantos años sin gentes en el campo habían polvorizado la memoria rural, y no sabían ni dónde encontrar especímenes ni qué ni cómo hacer para mantenerlos. La plaga de piojos de mar nacidos en aquellas piscinas de acuacultura ya hacía décadas que habían saltado a todos los océanos y mares causando una infestación irreparable.

Desde un lejano poblado llegó la propuesta acertada. Aquí tenemos a Melinda, su profesión es la más necesaria en estos momentos. Ella es 'Repartidora de Abejas'. Con una bicicleta y un pequeño remolque para las colmenas -como siempre hicieron en su familia- puede llevar enjambres a quien lo solicite. Bien supo ella resguardarlas de la tormenta química, sabiendo que protegía el más fabuloso de los tesoros de la Humanidad.
Porque si algo así pasara, el mundo no podría ser verde, selvático, con frutas, musgos, flores, árboles y setas si no contáramos con la altruista capacidad polinizadora de las abejas. Se sabe que las abejas melíferas suponen más del 90 % de las visitas que reciben las flores de las plantas cultivadas. Miles de pequeños gestos de un valor incalculable, pero que si lo quieren cuantificar, esta polinización supone un beneficio económico para la agricultura española de casi 3.000 millones de euros anuales.

 
En España somos líderes europeos en colonias de abejas. Se contabiliza una cabaña apícola de 2.459.373 colmenas y más de 5.000 apicultores y apicultoras trabajando -mano con ala- con ellas. Sin embargo, como señala el sindicato agrario COAG, «a pesar de su trascendencia no parece preocupar demasiado a las instituciones la crítica situación del sector apícola, del que depende en la actualidad la supervivencia de las abejas melíferas». COAG denuncia la falta de acompañamiento y apoyo a este sector golpeado por las adversidades climatológicas (que han reducido en un 25% la producción de miel), por el sospechoso y preocupante aumento de la mortandad (en más de un 30%) de individuos derivada fundamentalmente del aumento de pesticidas en la agricultura industrial y por la complicada competencia que para el sector supone la llegada de miel y polen de terceros países.

Lo escuchamos, lo sabemos y lo percibimos, la biodiversidad está gravemente amenazada. Más de un tercio de las especies evaluadas por los diferentes organismos competentes tienen riesgo de extinción y se calcula que el 60% de los ecosistemas del planeta necesitan urgentemente un lavado a fondo para restaurarlos a unas condiciones mínimas. Así, medidas en favor de las abejas y la apicultura, como la que propone COAG de que sean declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, son actuaciones necesarias para sanar nuestro porvenir.
-«Abejas, abejas para sus jardines y huertos», canturrea dulcemente Melinda.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Sabores y saberes en peligro de extinción




• Entre el 70 y el 80% de todas las variedades locales han desaparecido

• La causa es la introducción de especies híbridas y transgénicas de mayor rendimiento

• Se apela al consumidor para que se implique en todas las etapas


Zanahoria morá, patata copo de nieve, uva crespiello, oveja xalda, col paperina o escarola perruqueta son algunos de los miles de productos locales amenazados en España por la industria agroalimentaria y la falta de un consumidor concienciado.

"Cuando se pierden las plantas que cultivaban nuestros abuelos, se va una parte de nuestra historia y cultura", afirma la agricultora Remei Gimeno. En Vilanova i la Geltrú (Barcelona), ella y "un grupo de payeses con buen rollo", convertidos en productores y vendedores, se resisten a que variedades de la zona como el espig
al, la col paperina o la escarola perruqueta desaparezcan de la huerta y que "la gran industria" acabe "robando el alma a la comida".

"El espigal es una planta de la familia de la col, que antes se hervía con aceite y que, ahora, recuperada, la gente usa para preparar canelones o pizza", ha explicado Gimeno.


Algo parecido ocurre con la patata copo de nieve, que hasta hace unas décadas se cultivaba en las laderas de Sierra Nevada. José Luis Rosúa, investigador de la Universidad de Granada, encontró al último agricultor que aún la plantaba y desde entonces intenta mejorar su "acervo genético" para que pueda regresar al mercado.

Originaria de los Andes, donde aún se cultiva, la patata copo de nieve sabe, según Rosúa, más a patata, tiene menos agua, es mucho más compacta y no se deshace.


En la cooperativa gaditana ’La Verde’, agricultores como Manolo Zapata intentan recuperar la zanahoria morá, que llegó hace miles de años desde el este del mediterráneo y que se caracteriza por su exterior morado y su interior blanco. También se cultiva en cuevas bajas, en la provincia de Málaga, donde todos los años celebran la fiesta de la zanahoria morá, invitando a migas con zanahorias a más de 5000 personas para fomentar su consumo y propiedades, hoy mismo es esta celebración.

La zanahoria morá es un tubérculo con propiedades beneficiosas para el organismo, destaca la presencia de vitamina A, B, B3, E, y minerales como: potasio, magnesio, yodo, fósforo y calcio. Es una variedad de zanahoria que se cultivaba en Oriente hace 3.000 años, aunque su introducción en Europa ha sido mucho más reciente. Los romanos parece que ya eran muy aficionados a la zanahoria, y muchos pueblos antiguos le atribuyeron propiedades afrodisíacas.
Según cuentan, la zanahoria fue introducida en España por los árabes, desde el norte de Africa, y en la Edad Media se cultivaba en sus variedades morada, blanca y amarilla por toda Europa.

Rica en antioxidantes y caroteno, el sabor de esta singular y afrodisíaca variedad recuerda a la zanahoria naranja pero con un "ligero sabor a remolacha". Para Rosúa, existe "una preocupante pérdida de diversidad de semillas" porque, en el caso de la patata, dos variedades -la holandesa y un híbrido americano- concentran el 80 por ciento de la producción.


Pérdida de la diversidad

Rosúa calcula que entre el 30 y el 40 por ciento de todas las variedades locales han desaparecido en España. "Estamos a tiempo de que no sea una debacle, pero se necesitaría una política activa por parte de la administración", ha añadido.

La razón por la que han ido desapareciendo estas variedades es que "la agricultura industrial introdujo variedades híbridas de mayor rendimiento y producción que provocaron que se perdieran variedades muy antiguas", ha asegurado Juanma González, uno de los responsables de Red de Semillas, organización estatal que promueve el intercambio de semillas para preservar la biodiversidad agrícola.

Sin embargo, las variedades locales poseen una gran riqueza genética frente a plagas y están adaptadas a los climas y suelos de cada zona. Aunque se han creado bancos de germoplasma para las semillas, para González no es suficiente: "hay que preservar el conocimiento campesino asociado a estos cultivos, un legado conservado por personas mayores y que muere con ellas".


Compromiso del consumidor

El consumidor debería estar "comprometido con lo que come" y, en lugar de ser un eslabón final del proceso, condicionar todas las etapas del mismo "con su visto bueno o su rechazo", según Rosúa.

Más allá de las conocidas churras y merinas, la oveja Xalda -de origen céltico- se reivindica en las montañas asturianas como una de las razas más antiguas del continente europeo. Antón Álvarez, de la asociación de criadores de esta oveja, cuenta que son pequeñas, negras o de color rojizo y "con una moña blanca".

Su carne es sabrosa, tiene más fibra y no necesita salsas "chimichurri", ha dicho Álvarez, quien ha destacado que su producción es mínima ya que, al año, solo mil corderos llegan a la mesa.

José Pascual Gracia compró una de las viñas más antiguas de la comarca aragonesa de Cariñena para elaborar vino a partir de la uva crespiello, una "rara variedad con mala fama". Pero al recuperarla, Gracia se reencontró en la bodega con un "espectáculo de olores" que casi había olvidado: "dulzones, afrutados, anisados, florales..."


 

lunes, 1 de noviembre de 2010

Codex Alimentarius




CODEX ALIMENTARIUS. Significa Reglas de los alimentos en latín. Nació en el año 1962 cuando la ONU la designó supuestamente como una comisión de protección a los consumidores, aunque claramente se ve que es una comisión de comercio para comercializar los alimentos. Esta comisión fue creada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la FAO para regular y por lo tanto para controlar cada aspecto de cómo los alimentos y los suplementos nutricionales deberían ser producidos y vendidos al consumidor.El 31 de Diciembre de 2009 CODEX  aprobó leyes para el control absoluto de todos los procedimientos y protocolos para absolutamente todo alimento, verdura y fruta. Ante este panorama , muchas industrias farmacéuticas temen que sus beneficios sin límites se vengan abajo. Por lo tanto el CODEX se ha propuesto a eliminar del mercado a cada producto que pueda producir salud declarando directamente ilegales a los alimentos, suplementos, hierbas y descubrimientos naturales que clínicamente hayan probado buenos resultados.

Existe una corporación que está por arriba de todas las multinacionales, y parece que también por arriba de la mayoría de los gobiernos y de sus ministerios de salud pública. Se llama Illumicorp. o Club Bilderberg, se creó en 1954 y se reunen todos los años en secreto desde entonces, este año fue el 3 de junio en Sigtes (Barcelona) a la reunión asistieron sus miembros, unos 130 de todo el mundo, principalmente varios línajes  como los Rothschild o los Rockefeller además de banqueros, expertos de defensa, dueños de la prensa, ministros de gobierno, primeros ministros, realeza, (sobre todo europea), financieros internacionales y líderes políticos de Europa y Norte América. (Ver documental de Alex Jones sobre el Club Bilderberg en http://www.youtube.com/watch?v=GEnFcfoYVG8).
El Codex es una macro agencia multinacional que impone las condiciones de cultivo y de venta en la totalidad de los países más importantes del mundo adheridos a la Organización Mundial del Comercio. Su papel está muy lejos de proteger al consumidor y sólo utiliza esta propaganda para aprobar sus reglas a través de los políticos ignorantes o directamente corruptos de todo el mundo. Según Rima Laibow a la que pertenece este artículo, médica bioquímica por la Universidad de Albert Einstein, esta organización es una de las más serias amenazas ocultas a la libertad de salud en todo el mundo.


En realidad esta organización se trata de una organización que sólo defiende los intereses comerciales y beneficios de las grandes corporaciones farmacéuticas.Cuanto más sanos estemos y cuantos más alimentos saludables se produzcan menos posibilidades tendrán estas industrias farmacéuticas de vender sus medicamentos.Cada vez más existe un mayor número de personas que se están dando cuenta de que algo está pasando con todo lo que comemos del supermercado y están empezando a acceder a otros tipos de alimentos y suplementos nutricionales más saludables.

Las tiendas de salud, los productos ecológicos y toda la gama de vitaminas y suplementos naturales son un gran golpe al botín de dinero que se embolsa este holding con su comida obligatoriamente envenenada y globalizada. El Codex no es una agencia de tipo científico sino que se parece según Rima a un almacén de productos tóxicos y pesticidas. Sus colaboradores no entienden sino de toxicología y no tienen un departamento de bioquímica para comprobar el posible daño de los procedimientos a los que someten a los alimentos para poder ser comercializados.

Nosotros , según palabras de Rima, el pueblo, tenemos el derecho de tomar acciones por la libertad de salud en aquello que comemos sin que estos alimentos tengan que pasar por unos protocolos que están bioquímicamente probados como tóxicos para la salud humana.

Los medios de comunicación coquetean con los intereses de esta macro agencia mundial vertiendo sospechas sobre todos los productos naturales emergentes. Algunos medios incluso pagan a prestigiosas presentadores y médicos para verter sospechas sobre todo producto realmente efectivo y natural.

Muchas organizaciones y agencias nacionales de todos los países están cayendo bajo las presiones millonarias de estos poderes farmacéuticos sobre lo que ningún medio de comunicación tiene el poder de poner en juicio. Estos medios son utilizados para considerar a estas agencias y organismos nacionales de salud como garantes de la protección de la salud pública cuando en realidad están subordinados a poderes superiores sólo interesados en ganar dinero.

Codex ha incluso prohibido el uso de vitaminas y de minerales en altas potencias tan pronto como se percató que estos restablecían la salud y ha obligado a que se suministren en las clínicas dosis mínimas sin mayor efecto terapéutico .Ahora quieren prohibir la vitamina C y los aminoácidos.La industria farmacéutica mundial actúa impunemente a través de políticos corruptos e irresponsables en cada país del mundo.
El CODEX tiene tanto poder que incluso en países como USA influencia al congreso a aprobar enmiendas a favor de los beneficios de estas corporaciones mediante la aprobación de protocolos de alimentos tóxicos. Muchos políticos de Estados Unidos no tienen ni idea de quién es el CODEX.
Este es el nivel de ignorancia sobre los intereses ocultos que se esconden en la alimentación tóxica actual .Son estos mismos políticos corruptos los que aprueban leyes claramente desfavorables a una alimentación libre de aditivos y de manipulaciones tóxicas innecesarias, rechazando procedimientos , alimentos y suplementos que se han demostrado como beneficiosos para la salud.

El Congreso , según Rima, tiene el poder de mantener a Estados Unidos libre de estas organizaciones y de sus intereses comerciales aberrantes. Según ella ,incluso la Agencia Americana para el control de licencias alimenticias y de medicamentos FDA está totalmente implicada en estos lobbies a favor del CODEX.

El futuro de la salud mundial según Rima ya no está en el control de nuestras agencias nacionales para la protección del consumidor sino en el despertar de una nueva conciencia a nivel mundial del ciudadano, basada sólo en la mayor salud de los consumidores y no en el mayor beneficio económico de políticos, gobiernos e industrias de fármacos.

Efectivamente si uno visita la página web oficial de CODEX(http://www.codexalimentarius.net/web/index_es.jsp) se percatará que se parece más a un almacén de pesticidas de una cooperativa agrícola que el de un departamento que vele por la salud del consumidor. Los productos que expone públicamente en su página son los mismos que impone mundialmente a todos los alimentos para que puedan ser comercializados. Entre ellos están según Rima los peores pesticidas que el hombre ha inventado y que son incompatibles con la salud humana así como una lista interminable de venenos tóxicos para la salud” Rima LAIBOW. Nos obligan a envenenarnos, nos están matando



Codex Controlara:

1. Vitaminas,Minerales y Nutrientes.

Imagina cuando el codex sea implementado cuando este trayendo altas dosis de Vitamina C, sera una “ofensa” similar al estar trayendo cocaina. El Codex en si limita la dosis de vitaminas naturales y minerales a niveles ridiculamente bajos y estos tienen que ser pre-escritos.

2. Organismos Geneticamente Modificados. (GMO siglas en ingles)

No mas etiquetas de productos que sean GMO en sus envases. Tambien apunta a la implementacion en un 100% de semillas transgenicas en la agricultura (en iraq con la invasion le hicieron ya esto clic aqui). Los GMO han sido vinculados al CCD (colony collapse disorder), y hoy en dia vemos como las abejas mueren en una escala masiva a nivel mundial, por no decir que estan desapareciendo.

3. Residuos Toxicos.

POPS y contaminantes organicos persistentes, contaminantes extremadamente toxicos que han sido prohibidos en la mayoria de los paises; hay 12 toxicos de este tipo en lista, conocidos como “la docena sucia”. Con Codex, 7 de los 12 seran sacados de la lista.

4. Antibioticos, Drogas, Estimulantes de Crecimientos, y Otras Hormonas En Alimentos Animales

Uso obligatorio de antibioticos subclinicos en todas las aves de corral y la industria del ganado. Obligatorio el uso de hormonas de crecimiento para los bovinos en la industria lechera.Esto para todos los animales del planeta!!!

5.Comida Organica

La comida organica sera ultra costosa de obtener
6. Irradiación De Alimentos.

Obligatorio irradiar alimentos que entren por puertos, la excusa es para eliminar desechos, pero quitaran todo el valor nutricional, y claro, ahora tendremos nuestros alimentos radioactivos, pero claro, nos diran que es seguro, al igual que el aspartamo, el fluoruro en el agua, las torres celulares, y tanto mas



Codex Alimentarius nacio con una compleja relacion de:

* World Health Organization (WHO)

* Food and Agriculture Organization (FAO)

* World Trade Organization (which has been authorized to enforce Codex Alimentarius through draconian trade sanctions)

* American FDA and USDA


¿Quién quiere carne de la industria agroalimentaria?






No se trata de una maldición del cielo ni de un azaroso dictado del destino. La epidemia de gripe A(H1N1) surgida en México tiene responsables concretos: el primer nombre propio es el de la empresa estadounidense Smithfield Foods Inc., la productora de carne porcina más importante del mundo. Varias investigaciones apuntan a los gigantescos criaderos de cerdos que esta transnacional posee en el pueblito mexicano de La Gloria –cuyas condiciones higiénicas y de hacinamiento son espantosas– como el origen del flagelo.
En la ribera texana del ancho Valle del Río Grande, a dos pasos de la frontera con México, se halla Harlingen. En esa pequeña y coqueta ciudad estadounidense, el pasado 5 de mayo falleció Judy Trunnell, una joven maestra de escuela de 33 años que acababa de dar a luz, por cesárea, a una niña radiante y saludable. “Era una persona maravillosa, cálida. Se consagraba a la educación de niños discapacitados”, declararon sus familiares y amigos, que acudieron a su vivienda, situada en una luminosa calle de esa localidad, para expresar su pésame en el funeral (1).

El destino quiso que Judy fuese la primera estadounidense fallecida a causa del virus de la nueva gripe que la Organización Mundial de la Salud (OMS) llama ahora A(H1N1). Un nombre aséptico para evitar el uso de “gripe mexicana”, que contraría a las autoridades aztecas, o de “gripe porcina”, que enfada a los grandes industriales de carne de cerdo.

Sin dejarse distraer por esa astucia terminológica, el marido de Judy, Steven Trunnell, presentó ante un juez, el pasado 11 de mayo, una demanda contra la empresa productora de carne porcina más importante del mundo: Smithfield Foods Inc. Esta multinacional detenta –vía su filial mexicana Granjas Carroll– unos gigantescos criaderos de cerdos cerca de un pueblito de tres mil habitantes, La Gloria, perteneciente al municipio Perote, en el Estado mexicano de Veracruz.

El abogado de Steven Trunnell, Marc Rosenthal, reveló que esa compañía posee más de un millón de cerdos hacinados en las 200 porquerizas situadas en los alrededores de La Gloria. Añadió que los habitantes locales se quejan de la hediondez y de las pésimas condiciones higiénicas de las cochiqueras. La demanda tratará de reclamar daños y perjuicios por “la muerte injusta de Judy, provocada por Smithfield Foods”, y reclamará “unos mil millones de dólares”. Marc Rosenthal (2) se propone denunciar el horror de los insalubres criaderos industriales de puercos y aportar pruebas de que la gripe A(H1N1) tuvo su origen en esas inmundas pocilgas de La Gloria, desde donde se está propagando a todo el planeta.

Paraísos para virus Aunque la empresa Smithfield Foods niega cualquier relación entre sus instalaciones y la aparición de un foco de nueva gripe a las puertas de sus granjas (3), un informe reciente de GRAIN (4) parece confirmarlo. Los expertos de esta organización no gubernamental alertan que el aumento en gran escala de zahúrdas industriales ha creado las condiciones perfectas para el surgimiento y dispersión de nuevas formas de gripe altamente virulentas. Tales criaderos constituyen bombas de tiempo listas para desencadenar epidemias mundiales. Ya en 2006, unos investigadores del Instituto Nacional de Salud (NIH, por su sigla en inglés) de Estados Unidos habían declarado: “La alta concentración de enormes cantidades de animales apretujados en muy poco espacio facilita la rápida transmisión y mezcla de los virus” (5).

Tres años antes, en marzo de 2003, la revista Science (6) ya había advertido que la gripe porcina estaba evolucionando en fase rápida a causa del aumento del tamaño de los criaderos industriales y del uso generalizado de antibióticos y vacunas. Los virólogos alertaban precisamente a México y a Estados Unidos del peligroso cóctel vírico que estaba por venir (7). Afirmaban lo siguiente: “Parece que después de años de estabilidad, el virus de la gripe porcina de América del Norte se halla en una fase de rápida evolución y cada año produce nuevas variantes”.

Achacaban la fulgurante mutación de los virus a dos causas: el hacinamiento en criaderos insalubres de un número cada vez mayor de cerdos, y la práctica de vacunar a las hembras, ya que la vacuna actúa seleccionando nuevos virus mutantes. Esos dos factores, avisaban los expertos, “aumentan la probabilidad de que emerja un nuevo virus transmisible entre humanos”. Luego, ya sea por los excrementos, el alimento, el agua, o incluso las botas de los trabajadores, el virus se disemina de modo imparable.

En ese mismo artículo, el Dr. Christopher Olsen, virólogo molecular en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Wisconsin, en Madison, hasta se atrevió a profetizar: “Ahora debemos buscar en México la granja donde va a aparecer la próxima pandemia”. (8)

Aunque la OMS, en sus últimos comunicados, no haya confirmado que el brote tuvo ahí su origen, todo indica que esa granja se ha localizado. Y que el infierno de la actual epidemia empezó en La Gloria, a escasa distancia de los criaderos de cerdos de la empresa Smithfield.

 Gigante productor de carne porcina, Smithfield Foods Inc. es una de las mayores empresas agroalimentarias del planeta y el número uno mundial de la carne de cerdo. Su sede se encuentra en la ciudad de Smithfield, Virginia, y posee filiales en nueve países a través del mundo. En España, Smithfield Foods controla el 24% del capital de Campofrío, líder español de la producción de carne de cerdo. Campofrío se fusionó, en junio de 2008, con la filial europea Smithfield Holdings (9) del gigante norteamericano para formar una nueva empresa: Group Campofrío (10).

Con una cifra de negocios de casi 12 mil millones de dólares, Smithfield Foods es la tercera compañía estadounidense más poderosa en la producción de alimentos, después de Archer Daniels Midland y de Tyson Foods. En 2008, ocupó el lugar número 222 entre las 500 firmas más importantes del mundo, según la revista Fortune (11). Pero esta compañía, que abastece a las cadenas de comida rápida McDonald’s y Subway, ha sido frecuentemente acusada de contaminar agua, suelo y aire, y de no respetar los derechos de sus trabajadores. En su informe de 2005, Sangre, sudor y miedo. Derechos de los trabajadores en las plantas cárnicas y avícolas de Estados Unidos, la organización no gubernamental Human Rights Watch denunció duramente sus abusos (12). También fue multada, en 1997, con 12.300.000 dólares por violar la Ley de Aguas Potables (13).



Para evitar esas acusaciones, Smithfield Foods trasladó parte de sus criaderos a países como México, Rumania y Polonia, en los que las leyes en favor del medio ambiente son más relajadas o inexistentes, y donde algunos políticos están más dispuestos a dejarse corromper (14). Mediante su filial Granjas Carroll, Smithfield se instaló en la remota zona rural mexicana de La Gloria en 1994, aprovechando el Acuerdo de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá. Allí, gracias a la complicidad de políticos locales, no tiene que preocuparse de ser acusado de violar ley alguna sobre el medio ambiente.

En el interior de barracas con ventilación deficiente e iluminación constante para estimular su crecimiento, los cochinos viven encerrados en jaulas que impiden su movimiento. Son engordados hasta alcanzar unos 120 kilos. Los criaderos son verdaderas ciudades de cerdos, rodeadas de mares de heces y bazofias.


La contaminación provocada y su impacto en la salud de los habitantes vecinos, así como las lagunas en que depositan los desechos animales, propiciaron a partir de 2004 el surgimiento de un movimiento ecologista de protesta. Granjas Carroll respondió reprimiéndolo.

Muchos vecinos de La Gloria y de una decena de comunidades, que viven desde hace años con esa hediondez y respiran día y noche una peste infernal, se unieron para protestar en contra de la expansión de la trasnacional. Organizaron asambleas y marchas, y la empresa los demandó por difamación. Varios activistas fueron reprimidos y procesados, otros detenidos y obligados a pagar una fianza para salir de prisión.

Un corresponsal del diario La Jornada (15), Andrés Timoteo, se desplazó al poblado para describir el ambiente en el que viven los habitantes: “Nubes de moscas emanan de las lagunas de oxidación donde la empresa Granjas Carroll vierte los desechos fecales de sus granjas porcícolas; y la contaminación a cielo abierto ya generó una epidemia de infecciones respiratorias (…) El vector epidémico serían las nubes de moscas que despiden las granjas porcícolas y las lagunas de oxidación donde la empresa mexicana-estadounidense arroja toneladas de estiércol”.

Los habitantes atribuyen la aparición de infecciones a esa polución y al envenenamiento de las aguas y de la atmósfera.

Otro reportero, Jorge Morales Vázquez, contó en Milenio (16) cómo los pobladores llevan años protestando contra la expansión indiscriminada de la empresa porcícola y cómo han sufrido persecución policíaca, represión y amenazas. A su vez, durante su recorrido, el periodista constató “el fétido olor proveniente de las granjas de cerdos que se respira durante todo el día en la pequeña comunidad de apenas tres mil habitantes, así como la existencia de enjambres de moscas que infestan los domicilios de las familias”. Verificó asimismo la proximidad de las “lagunas de oxidación” en las que se someten a un proceso de descomposición aéreo los desechos fecales de los cerdos –que se convierten en gas metano–, responsables del nauseabundo hedor que inunda la zona. El reportero transmitió que se sospecha, además, que haya problemas de filtración a los mantos freáticos. Y pudo observar los llamados “biodigestores”, fosas cubiertas con una puerta de metal, en donde se arrojan los cadáveres de cerdos enfermos o muertos por peleas en las pocilgas.

“En esos agujeros cavados en el suelo –relató– los cadáveres se descomponen, lo que representa una fuente más de contaminación y proliferación de moscas del tamaño de abejas que llaman ‘muerteras’, las cuales, empujadas por el viento, viajan en enjambres hasta La Gloria e invaden los domicilios…” Muchas familias declaran haber sido afectadas por frecuentes dolores de cabeza, enfermedades gastrointestinales y de las vías respiratorias, y han desarrollado diarreas, tos, infecciones de garganta, vómitos y fiebre.

Ocultamiento diplomático

En este lugar, presumiblemente, el virus A(H1N1) saltó de los cerdos a los humanos en algún momento entre noviembre de 2008 y enero de 2009. Y pudo haber comenzado a infectar a grandes cantidades de personas a partir de principios de marzo (17).

Las autoridades federales mexicanas no difundieron públicamente la información. Pero, a fines del año pasado y principios de 2009, el número de enfermos fue tan insólito que varios organismos internacionales de salud empezaron a preocuparse por lo que estaba ocurriendo en La Gloria.

De tal modo que el pasado 6 de abril –o sea, 18 días antes de que el Gobierno mexicano alertara a la OMS de la aparición de un nuevo virus de gripe humana–, la web de Biosurveillance, que pertenece a Veratect (18), Centro del Gobierno estadounidense encargado de la información epidemiológica, reportó que en La Gloria se estaba produciendo una serie de extraños casos de “infecciones respiratorias parecidas a la bronquitis neumónica, con fiebre y fuerte tos” y que “el 60% de los habitantes” padecía de una nueva y atípica enfermedad.

Es probable que el Ejecutivo azteca supiera pronto que un foco infeccioso grave de una gripe desconocida se había producido en el valle de Perote y que, sin que los tratamientos habituales pudieran impedirlo, el mal se estaba difundiendo rápidamente a través del país. Pero no dio la alerta, ni movilizó seriamente a sus servicios de salud y a sus investigadores científicos. Tampoco informó, en ese momento, a la Organización Mundial de la Salud de la gravedad de una situación que se le estaba yendo de las manos.

¿Por qué actuó de ese modo el Gobierno mexicano? Según algunos analistas locales, esa “discreción” se puede explicar porque, cuando surgieron los primeros casos, se acercaban las vacaciones de Semana Santa. Período crucial, en tiempos de recesión, para la industria turística del país.

Pero todo indica que la causa principal de semejante silencio fue diplomática. Se trataba de evitar a toda costa que, por razones de seguridad sanitaria, se pospusiese la visita oficial de Barack Obama, prevista para los días 16 y 17 de abril, que representaba la segunda salida al extranjero del Presidente estadounidense tras su estancia en Canadá en febrero pasado. Para el presidente Felipe Calderón, cuya elección en julio de 2006 fue muy controvertida (19), la visita del mandatario estadounidense era una consagración definitiva. Nada –ni siquiera la amenaza de un nuevo virus devastador– debía retrasarla.

Prueba de lo avanzada que estaba ya por esas fechas la epidemia es que ya había llegado al propio entorno de Felipe Calderón. El arqueólogo Felipe Solís, quien recibió –con Felipe Calderón– en el Museo Nacional de Antropología de México al Presidente de Estados Unidos, estaba contaminado y murió seis días después de la visita del mandatario estadounidense. Un asesor del secretario estadounidense de Energía, Steven Chu, que había ido a México para preparar el viaje del presidente Obama, se contagió también con la nueva enfermedad. El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, reconoció que la esposa, el hijo y hasta el sobrino del funcionario también presentaron síntomas de la nueva gripe (20).

Ante la amplitud que tomaba la pandemia, los servicios mexicanos de salud decidieron por fin actuar enviando muestras médicas tomadas de algunos enfermos de La Gloria a laboratorios de Estados Unidos y Canadá. Fue el Laboratorio Nacional de Microbiología de la Agencia de Salud Pública de Canadá, en Winnipeg, el que detectó el 24 de abril el nuevo virus que contiene elementos de la gripe aviar, de la porcina y de la humana juntos, al analizar una muestra tomada en un niño de cinco años que se había enfermado en marzo pasado.

Ese niño, hoy ya curado, identificado como el primer ser humano infectado por la virulenta cepa de la nueva gripe porcina –el “paciente cero”–, se llama Edgar Hernández y su historia, narrada por The New York Times (21), lo ha hecho famoso en el mundo entero. Edgar ha contado los severos síntomas que sufrió cuando todo empezó en La Gloria el 9 de marzo pasado: su cabeza le ardía, tosía, le dolía la barriga, la garganta y no tenía ganas de comer (22).

Según la revista Science (23), en su artículo difundido el pasado 11 de mayo, se estimaba que el 24 de abril, fecha en que México hizo pública la pandemia, ya presumiblemente había en ese país entre 6.000 y 32.000 casos de gripe porcina, o sea, muchos más que los confirmados por los laboratorios.
Hay poca evidencia de que este brote de gripe A(H1N1) sea, por el momento, más peligroso que las infecciones rutinarias de las cepas usuales de los virus estacionales, que cada año causan la muerte de entre 250.000 y 500.000 personas en el planeta. Sin embargo, según Science, el virus A(H1N1) parece mucho más contagioso que el de la gripe común. Otro elemento preocupante: ataca más a los jóvenes sanos. Por ejemplo, en La Gloria hubo el doble de niños de menos de 15 años contaminados, en comparación con los adultos. Según datos publicados en la web del New England Journal of Medicine (24), el 40% de los afectados tiene entre 10 y 18 años; y apenas el 5% tiene más de 50.
Por su parte, la Organización Mundial de la Salud ha advertido que el nuevo virus aún puede mutar, hacerse mucho más virulento y causar una pandemia que se podría propagar hasta tres veces. La OMS señala que “la gravedad de esta gripe está influida por la tendencia de las pandemias a dar la vuelta al mundo en al menos dos y quizás tres oleadas”.
Actualmente, en el hemisferio austral empieza el período habitual de la gripe, y el virus A(H1N1) podría allí foguearse con los antivirales (Tamiflu) y proceder a una nueva mutación para regresar al hemisferio boreal en octubre próximo en condiciones mucho más virulentas, como lo hizo la terrible “gripe española” en 1918. Todo indica sin embargo que la nueva epidemia será menos severa que la de 1918, aunque algunos expertos estiman que será tan letal como la de 1957 (la “gripe asiática”), que causó más de dos millones de muertos ... Otro riesgo es que el virus se combine con el de la gripe aviar, el temible H5N1 asentado en varios países, y produzca un letal mutante asesino de masas…

Para proteger a sus ciudadanos, los gobiernos del planeta están ahora adquiriendo cantidades importantes del medicamento antiviral Tamiflu (oseltamivir), uno de los pocos tratamientos eficaces (se toma en cápsulas por vía oral) para combatir el virus mutado H1N1, y recomendado incluso por la OMS.

Rumsfeld se enriquece

La historia del Tamiflu, en estas circunstancias, no deja de ser sugestiva. Fue descubierto por la firma biofarmacéutica Gilead Sciences Inc., cuya sede se encuentra en Foster City, California. Gilead cedió los derechos de fabricación y de comercialización a la empresa multinacional suiza

Roche, la cual le revierte el 22% de los beneficios anuales por las ventas de Tamiflu.

Es interesante notar que Donald Rumsfeld, el ex-secretario de Defensa del presidente George W. Bush y uno de los principales instigadores de la invasión ilegal de Irak (25), fue presidente de Gilead Siences Inc. desde diciembre de 1997 hasta hacerse cargo del Pentágono en 2001, y conserva un importante paquete de acciones.

Una de las primeras medidas de Rumsfeld cuando asumió su cargo en el gobierno fue declarar el Tamiflu de uso obligado en el seno de las fuerzas armadas (26). Las ganancias de Roche y de Gilead –y por consiguiente el enriquecimiento personal de Donald Rumsfeld– se dispararon. Las acciones de la empresa se vieron también altamente beneficiadas en Bolsa a partir de 2003, cuando surgieron en Asia las amenazas de epidemias del Síntoma Respiratorio Agudo Severo (SRAS) y del virus H5N1 de la gripe aviar.

Fascinados por la teoría del complot, algunos han llegado a deducir que el detestado Rumsfeld debe estar implicado, de una manera u otra, en el surgimiento de estas epidemias y en particular en la aparición del nuevo virus mutante A(H1N1).

Es poco probable. La principal responsabilidad de esta grave amenaza sanitaria reside en la industrialización delirante de la producción pecuaria. El despiadado sistema de cría intensiva ha transformado radicalmente el sector. Hoy se parece más a la industria petroquímica que a la feliz granja familiar que aún describen los manuales en las escuelas (27). En 1965, por ejemplo, había en Estados Unidos 53 millones de cochinos repartidos entre más de un millón de granjas; ahora hay 65 millones de cerdos concentrados en sólo 65.000 explotaciones. En España hay actualmente 25 millones de cerdos (más de medio cerdo por habitante…), el 92% de ellos criados en explotaciones intensivas semejantes a las de las mexicanas Granjas Carroll de La Gloria. Se ha pasado en poco tiempo de las porquerizas caseras a infiernos concentracionarios en los que se hacinan, en medio de la hediondez y bajo calores asfixiantes, decenas de millares de animales que intercambian virus patógenos con gran intensidad.

                

Ese tipo de ganadería inhumana, intensiva y productivista, que desanimaliza al animal y lo considera como un mero “producto industrial”, un simple “material” que da carne y procura beneficios financieros, es el culpable de la pandemia en curso (28). Cuando, por los propios excesos de empresarios insensatos, ese depravado modelo revienta, el desastre sanitario amenaza con afectarnos a todos…

---------------------------------------------------

1 AP, 6-5-09.

2 Austin American-Statesman, 13-5-09.

3 “Smithfield Foods Reaffirms No Incidence of A(H1N1) In Any of Its Herds or Employees”, http://investors.smithfieldfoods.com/releasedetail.cfm?ReleaseID=381309

4 “Influenza porcina: un sistema alimentario que mata. La industria de la carne desata una nueva plaga”, www.grain.org/articles/?id=49

5 http://cruzrojoepidemiologia.wordpress.com/

6 Bernice Wuethrich, “Infectious Disease?: Chasing the Fickle Swine Flu”, Science, vol. 299, n° 5612, marzo de 2003.

7 La Organización Mundial de la Salud también alertó, en 1999, de un posible brote de gripe porcina en México y recomendó crear laboratorios para desarrollar tratamientos de inmunización, con el objetivo de garantizar la disponibilidad de vacunas. A pesar de esas advertencias, México sigue sin poseer la infraestructura para desarrollar y producir vacunas contra el virus de gripe porcina. Peor aun, el Gobierno federal desmanteló dos institutos especializados y dejó de invertir en la creación de productos biológicos.

8 www.agenciamn.com/index.php/De-Pe-a-Pa/Mexico-sabia-de-la-amenaza.html

9 Esta firma opera en Francia, Portugal, Bélgica, Holanda y Alemania. En Francia controla los grupos Aoste (marcas Calixte, Cochonou, Justin Bridou) y Jean Caby.

10 Sus principales accionistas son: Smithfield Foods (37%), Oaktree Capital (24%), Pedro y Fernando Ballvé (12%), la familia Díaz (5%), Caja Burgos (4%), QMC (2%) y el grupo Fuertes (2%).

11 Fortune, 28-5-08, http://money.cnn.com/magazines/fortune/fortune500/2008/snapshots/728.html

12 www.hrw.org/reports/2005/usa0105/resumen_sp.pdf

13 F. William Engdahl, “Cerdos voladores, Tamiflu y granjas industriales”, 3-5-09. (Traducido del inglés por Felisa Sastre, www.lahaine.org/index.php?p=37648)

14 Luis Hernández Navarro, “Las ciudades de cerdos de Smithfield”, La Jornada, México, 12-5-09.

15 La Jornada, México, 5-4-09.

16 http://impreso.milenio.com/node/8559659

17 “Pandemic Potential of a Strain of Influenza A (H1N1): Early Findings”, Science, 11-5-09.

18 www.veratect.com/media.html

19 Ignacio Ramonet, “México fracturado”, Le Monde diplomatique, ed. Cono Sur, Buenos Aires, agosto de 2006.

20 www.rtve.es/noticias/20090430/miembro-del-sequito-obama-muestra-sintomas-gripe/273070.shtml

21 The New York Times, 29-4-09.

22 www.abc.es/20090430/nacional-sociedad/todo-empezo-edgar-20090430.html

23 Véase nota 17.

24 http://healthmap.org/nejm/

25 Véase Ignacio Ramonet, Irak, Historia de un desastre, Debate, Madrid, 2005.

26 Ernesto Carmona, “La influenza porcina ¿beneficia al Tamiflu de Donald Rumsfeld?”, www.rebelion.org

27 Mike Davis, “La gripe porcina y el monstruoso poder de la gran industria pecuaria”, www.sinpermiso.info/textos/index.php.?id=25258

28 Carlos Martínez, “Una multinacional americana es denunciada como culpable del brote de la gripe porcina”, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=84566


Soja RR transgénica de Monsanto


Dedicado a la gente del Mocase, y a los expulsados por la soja, la codicia, la ineptitud de los gobiernos, las topadoras y los plaguicidas.


Qué duro es sentirse minoría en un país de falsas mayorías.

Qué duro es ver que el gobierno nacional y los ruralistas luchan entre sí cuando son cómplices necesarios del país sojero.

Qué duro es ver cacerolas relucientes y llenas de soja RR en el asfalto civilizado de Buenos Aires.

Que duro es ver las cacerolas renegridas y sin tierra de los campesinos de Santiago del Estero.

Que duro es ver a los estudiantes de universidades argentinas con sus carteles de apoyo a los ruralistas en huelga, como si Monsanto y el Che Guevara pudieran darse la mano.
Que duro es recordar que esas cacerolas relucientes, esos estudiantes movilizados y esas familias temerosas del desabastecimiento no salieron a la calle cuando los terratenientes de este siglo XXI expulsaron a familias y pueblos enteros para plantar su soja maldita.
Qué duro es ver la furia ruralista al amparo de reyes sojeros como el Grupo Grobocopatel.

Qué duro es ver el rostro reseco de Doña Juana expulsada, de doña Juana sin tierra, de doña Juana con sus muertos bajo la soja.

Qué duro es ver que se cortan las rutas para que China y Europa no dejen de tener soja fresca, y para que Monsanto no deje de vender sus semillas y sus agroquímicos.

Qué duro es comprobar, con los dientes apretados, y con el corazón desierto y sin bosques, que nadie habló en nombre de los indígenas expulsados de sus territorios, de sus plantas medicinales, de su cultura y de su tiempo para que la soja y el glifosato sean los nuevos algarrobos y los nuevos duendes del monte.

Qué duro es ver con las manos y tocar con los ojos que nadie habló en nombre de los campesinos echados a topadora limpia, a bastonazos y a decisiones judiciales sin justicia para que ingresen el endosulfán, las promotoras de Basf y las palas mecánicas con aire acondicionado.

Qué duro es saber que nadie habló en nombre del suelo destruido por la soja y por el cóctel de plaguicidas.

Qué duro es comprobar que muchos productores, gobiernos y ciudadanos no saben que los suelos solo son fabricados por los bosques y ambientes nativos, y nunca por los cultivos industriales.

Qué duro es saber que para fabricar 2,5 centímetros de suelo en ambientes templados hacen falta de 700 a 1200 años, y que la soja los romperá en mucho menos tiempo.

Qué duro es recordar que el 80% de los bosques nativos ya fue destrozado, y que funcionarios y productores no ven o no quieren ver que la única forma de tener un país más sustentable es conservar al mismo tiempo superficies equivalentes de ambientes naturales y de cultivos diversificados.

Qué duro es observar cómo se extingue el campesino que convivía con el monte, y cómo lo reemplaza una gran empresa agrícola que empieza irónicamente sus actividades destruyendo ese monte.

Qué duro es ver que el monocultivo de la soja refleja el monocultivo de cerebros, la ineptitud de los funcionarios públicos y el silencio de la gente buena.

Qué duro es saber que miles de Argentinos están expuestos a las bajas dosis de plaguicidas, y que miles de personas enferman y mueren para que China y Europa puedan alimentar su ganado con soja.

Qué duro es saber que las bajas dosis de glifosato, endosulfán, 2,4 D y otros plaguicidas pueden alterar el sistema hormonal de bebés, niños, adolescentes y adultos, y que no sabemos cuántos de ellos enfermaron y murieron por culpa de las bajas dosis porque el estado no hace estudios epidemiológicos.

Qué duro es saber que los bosques y ambientes nativos se desmoronan, que las cuencas hídricas donde se fabrica el agua son invadidas por cultivos, y que Argentina está exportando su genocidio sojero a la Amazonia Boliviana.

Qué duro es comprobar que las cacerolas relucientes son más fáciles de sacar que las topadoras y el monocultivo.

Qué duro es comprobar que en nombre de las exportaciones se violan todos los días, impunemente, los derechos de generaciones de Argentinos que todavía no nacieron.

Qué duro es ver las imágenes por televisión, los piquetes y las cacerolas mientras las almas sin tierra de los campesinos y los indígenas no tienen imágenes, ni piquetes, ni cacerolas que los defiendan.

Qué duro es comprobar que estas reflexiones escritas a medianoche solo circularán en la casi clandestinidad mientras Monsanto gira sus divisas a Estados Unidos, mientras las topadoras desmontan miles de hectáreas en nuestro chaco semiárido para que rápidamente tengamos 19 millones de hectáreas plantadas con soja, y mientras miles de niños argentinos duermen sin saber que su sangre tiene plaguicidas, y que su país alguna vez tuvo bosques que fabricaban suelo y conservaban agua. Muy cerca de ellos las cacerolas abolladas vuelven a la cocina.

El Dr. Raúl A. Montenegro es Biólogo. Premio Nóbel Alternativo (Estocolmo, Suecia). Presidente de FUNAM. Profesor Titular de Biología Evolutiva en la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina).

La actual industria agroalimentaria


Se ha preguntado de donde vienen los alimentos que alimentan al consumidor globalizado, les recomiendo vean en Internet Food INC ( http://www.youtube.com/watch?v=Bgy_rhu30EA) y El mundo según Monsanto (http://www.youtube.com/watch?v=Ln4Okz7eb0Q), verán cómo la industria alimentaria se ha convertido en una cadena de montaje donde importan tan poco los animales como los trabajadores. ¿Sabía que las vacas en EEUU ya no comen hierba? Sólo maíz, pero el que venden las seis grandes hermanas, Monsanto, Syngenta, DuPont, Dow, Bayer y Basf. Estas 6 corporaciones multinacionales controlan todas las semillas transgénicas (OMG, Organismo Modificado Genéticamente) del mundo, apropiándose legalmente de las compañías de granos para controlar el mercado agrícola y vendiendo las semillas junto con los agrotóxicos que ellas mismas producen (herbicidas e insecticidas). Maíz, trigo, cebada o soja que han aumentado su precio en un 50% sólo este verano.


En los años sesenta la Fund. Rockefeller promovió la revolución verde con fines en teoría loables, pero unos descubrimientos dieron paso a otros y… la producción campesina que llevaba diez mil años basada en semillas libres, agua, tierra, sol, trabajo humano y tracción animal, pasó a ser como cualquier cadena de fábrica. Entonces cada agricultor era capaz de alimentar a otros 5 seres humanos, hoy a 250. Pero, ¿ha servido ello para reducir los 925 millones de hambrientos? Las 6 empresas han patentado el invento, lo que convierte en ilegal cualquier uso sin pago previo, ¡todos los años!... Algunos agricultores en EEUU se han negado a plantar los OMG y se enfrentan a demandas judiciales por difamación, y es delito guardarlas un año para plantar al siguiente. Monsanto ha obtenido 180 millones de dólares por acuerdos judiciales favorables, aunque este derecho está reconocido por la ONU. Para evitar su uso, fraudulento según ellos, han inventado la semilla suicida que se convierte en estéril en la segunda generación. Quien controla las semillas controla la red alimentaria, pues el grano es la base de la cadena alimenticia. Pero los insectos o las ratas crean sus propias defensas y es necesaria una dosis mayor de veneno, por lo que la toxicidad de las semillas crecerá. Además, el OMG produce menos, justo porque algo de su material genético es ajeno al cultivo y dedica parte de su energía a no ser atacable o reproducible. Estudios independientes han demostrado que los OMG conllevan riesgos severos para la salud: intoxicaciones, alergias, resistencia a antibióticos, dificultades para absorber nutrientes, disrupción endocrina, afectan al crecimiento, infertilidad, desregulación inmune, envejecimiento acelerado, desregulación de genes para síntesis de colesterol y regulación de insulina, cambios en el hígado, riñones, bazo y sistema gastrointestinal, y otros desconocidos: la genética está aún en pañales. Los alimentos con OMG contienen residuos de agrotóxicos hasta 200 veces mayores que los naturales.

Los OMG (Organismos Modificados Genéticamente) no suponen una mejora para la agricultura.
Empiezan a morir niños sanos en menos de 15 días en EEUU por reacciones alérgicas de manera casi constante. Por no hablar de enfermedades relacionadas como las vacas locas, o las ¿gripes? aviar o porcina. No se han realizado pruebas antes de permitir su funcionamiento por ninguno de los países autorizantes, sólo la declaración favorable de las seis hermanas sobre sus productos. Y los países que no han aceptado estos criterios comerciales (Alemania) han sido demandados. Para sustituir al DDT crearon el glifosato (base del Round Up), principal veneno usado hoy en la agricultura potencialmente cancerígeno, que ya producía en 1960 alimentos para el conjunto de la humanidad, pero la pobreza, la desigualdad y la falta de acceso impedían su justo reparto; hoy estos factores se han multiplicado por tres. Millones de campesinos lo han perdido todo para convertirse en parados urbanos, donde son triplemente explotados, a través del pago de su vivienda, la malventa de sus bienes y el bajo salario, cuando hay. Los OMG no suponen una mejora para la agricultura, tienen importantes defectos (enfermedades y otros) y sólo sirven para favorecer el poder de las multinacionales (Tyson Foods, Anheuser-Busch InBev, General Mills, Kellogg y Kraft) que juegan con nuestra salud para enriquecerse. Y los gobiernos en vez de meterlas en la cárcel les piden opinión y consejo; este artículo en EEUU sería motivo de pleito, seguramente ganador. Si alguien controla la alimentación, el clima y la salud de la humanidad tendría un poder temible. Con el historial de las seis hermanas (el gas Zyklon para las cámaras de exterminio, el agente naranja, el napalm o el reciente juicio de Bhopal) no cabe esperar nada bueno. ¿Y qué podría hacer con la ingeniería genética el Hitler del futuro? La energía nuclear mostró los efectos que puede tener la ciencia en manos del capitalismo: 15.000 personas mostraron su rechazo en Madrid el 17 de abril a los OMG. La legislación no defiende el derecho del consumidor a elegir una alimentación libre de transgénicos. Aunque existe la obligación de etiquetar los ingredientes modificados genéticamente en los alimentos, la ley no exige que los productos provenientes de animales alimentados con OMG estén etiquetados, cuando es la alimentación del ganado su principal destino. Por lo tanto, podemos estar consumiendo OMG por medio de carne, leche, huevos o gaseosa. Y hay otro hueco en la legislación. Si un ingrediente tiene menos de un 0,9% de OMG no tiene por qué figurar en la etiqueta. Por tanto, hay pequeñas dosis que comemos sin que podamos saberlo. Hoy tenemos de menú: alergia de primero, esterilidad de segundo y cáncer de postre.


Pero si prefiere otro restaurante, intente:

1) No comprar productos con la expresión soja o maíz modificado genéticamente en la etiqueta: lecitinas de soja, margarinas, mayonesas.

2) Evitar en lo posible los productos precocinados, pues suelen contener harinas, almidón o aceite de maíz o soja, con alta probabilidad de estar contaminados por transgénicos sin que figure en la etiqueta.

3) Consumir productos locales, de temporada y ecológicos. Si consume productos animales, opte por los procedentes de ganadería extensiva o ecológica. La explotación del campo por la ciudad es injusta: permite hasta un 500% de diferencia para el distribuidor entre el precio de los productos comprados al campesino y el de su venta en el supermercado. Comer y comprar se han convertido en actos políticos: la comida no debe ser otro negocio más, morir de cáncer puede resultar peligroso para la salud.
Somos lo que sembramos.


Observad como las corporaciones agroalimentarias nos venden sus productos, nos os dejeis engañar por sus bonitas imagenes y aparentes fines sostenibles, solo profundizando un poco por su web se puede descrubir sus verdaderas intenciones, recomiendo ver la historia de cada una en la wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Wikipedia:Portada)

Web Oficial de Monsanto http://www.monsanto.com/
Web Oficial de Dow http://www.dow.com/
Web Oficial de Tyson Foods http://www.tyson.com/

jueves, 7 de octubre de 2010

La leyes sobre "Seguridad Alimentaria"

 Los proyectos de leyes de “seguridad alimentaria” del Congreso fueron redactados por Monsanto, Cargill, Tysons, ADM, etc. Todos ellos están asociados con lo opuesto a seguridad alimentaria. ¿Qué hay alrededor de esto entonces? Imagínese al mismo demonio- o salones repletos de ellos, vestidos de traje – definiendo a la única alimentación segura y saludable de este país como peligrosa y que carga a los esforzados peones rurales con más trabajo de lo que cualquiera puede soportar, mientras que su propia comida, la de ellos, es a tal punto peligrosa que sólo en los últimos diez años la diabetes ha aumentado un 90 por ciento.

En términos sencillos, los alimentos orgánicos y el renacimiento de la agricultura estaban ganando. No en números absolutos, sino en un cambio paulatino y profundo del público hacia la comprensión de la relación entre su alimentación y su salud, entre una buena alimentación y los verdaderos placeres sociales, entre su propia intervención en la alimentación y la mejora de sus vidas en general, entre los alimentos locales y una economía local floreciente.

El movimiento Slow Food  tenía razón – limitarse a los alimentos que vienen de la propia región y de auténticos agricultores, cocinarlos lentamente y disfrutar de ello junto a familiares y amigos, y el mundo comienza a cambiar para mejor.
Y como nos enfrentamos a una crisis económica sin precedentes, y es difícil estar seguro de lo que tiene valor, una cosa que siempre lo tiene es la comida. Razón por la cual las empresas están tras su control absoluto. Pero, ¿qué obstáculos enfrentan para sitiar completamente los alimentos? Todas las personas de este país que están “bancando” la agricultura ecológica y las huertas urbanas y sobre todo, profundizando en el placer de cada uno y aumentando su participación en todo lo relacionado con la comida.
Los Mercados de Agricultores.Los granjeros locales. La leche genuina. Los huevos frescos. Los puestos de verduras.
Esas son cosas que no solamente deseamos todos, sino que nos empeñamos activamente en conseguir, y que necesitamos mucho. Y allí donde son realmente buenas, están aumentando.

Las corporaciones financieras internacionales, que han provocado estragos en todo el planeta con las sorprendentemente absurdas “soluciones” que resultaron destructivas para todo el mundo, salvo para ellas, son hermanas de los gigantes internacionales de los agronegocios (Monsanto, Cargill, Tysons, ADM, etc.) que están tan agresivamente empeñados en sus propias maneras de “tomar”. Sólo las semillas, los animales, el agua, el suelo.

Y la libertad.

Porque los seres humanos son por lo general buenos y por lo general también increíblemente resilientes e inteligentes, y abandonados a su suerte – es decir, libres – podrían manejar esta colosal estupidez financiera que las corporaciones nos trajeron con el TLCAN, el CAFTA, el GATT y todos los otros esquemas globalizados (que esperan eventualmente completar con el Codex Alimentario). ¿Cómo? Siendo real y localmente productivos. Y la agricultura es la base sólida de eso. Los agricultores producen algo de valor real (algo que todos damos por sentado), y a partir de esa base, prosperan los negocios. Los mercados locales, los procesadores locales de alimentos, las firmas locales de semillas, las empresas locales de herramientas y suministros, los comercios locales y… una economía basada en la realidad. Y algo verdaderamente beneficioso para nosotros, también, empieza a crecer.

Así pues, vemos nuevamente lo que nos ha sido estimulante – Los mercados de agricultores. Los granjeros locales. La leche genuina. Los huevos frescos. Los puestos de verduras. – Y nos damos cuenta de que no sólo son maravillosamente saludables, sino también entretenidos y naturalmente constructores de comunidad. Y más aún, una economía real y profundamente democrática – justamente en un momento en que necesitamos algo que funcione económicamente, que apoye nuestro renacer democrático, y que proteja la comida misma y nuestro fácil acceso a ella.

Y son esas cosas las que amenazan a las corporaciones… la razón por la cual ahora tenemos en el Congreso estos proyectos en masa de leyes de “falsa seguridad alimentaria”. Todo se viene abajo gracias a estos cretinos, y quieren estar allí como buitres para asegurarse de que cada gota de sangre que pueda ser succionada de nuestros recursos y de nosotros, sea de ellos. A saber, tienen que deshacerse de esas cosas buenas e inocentes y, sin embargo, verdaderamente poderosas, que son:

Los mercados de agricultores. Los agricultores locales. La leche genuina. Los huevos frescos. Las puestos de verduras.

¿Y cómo conseguirán eso aquellos que contaminan los alimentos de nuestro país con plaguicidas, hormonas, antibióticos y todo lo demás? Mediante el establecimiento de estándares de “seguridad alimentaria”, tan grotesca, inapropiada y aún cruelmente aplicados a los agricultores y ganaderos independientes locales, que no hay manera de que puedan manejarlo. Imagínese enfrentado a las cien (100) páginas de un formulario del IRS (Servicio de Rentas Internas de EE. UU.) y afrontando una multa de un millón de dólares diarios por arrugarlo. Eso entraría en el campo de juego de la complejidad imposible, mezclada con amenazas, que enfrentan nuestros agricultores. Imagine tener al gobierno y a las corporaciones decidiendo cada cosa simple que usted puede y debe hacer en su cocina y eso respaldado con la amenaza de hasta diez (10) años de prisión por estropearlo – aunque usted nunca haya enfermado a nadie, y las corporaciones sí. Imagine ser supervisado las veinticuatro horas del día por dispositivos satelitales de localización personal GPS que se alimentan en… un banco de datos corporativo, uno de los cuales ahora ha sido trasladado fuera del país para que nadie aquí pueda tener acceso legal para ver lo que hay en él.

Y ¿cómo llegaron tan lejos con semejante esquema de aplicar absurdos estándares industriales a cada una de las granjas del país? Por el miedo a las enfermedades y brotes de epidemias transmitidas por alimentos, que son causadas por ellos mismos.

Cómo funciona: La multinacional Tyson ayuda a Bill Clinton a entrar en la oficina oval. Bill Clinton de manera inmediata y significativa, reduce los estándares de contaminación de las avícolas en señal de gratitud. Y es este tipo de residuos contaminados de las avícolas industriales transnacionales el que hoy en día está implicado como fuente de la gripe aviar. Después hizo fortuna sobre ese miedo. Y, a continuación, la industria avícola utiliza la crisis por ellos creada para expulsar a los pequeños agricultores y tener más control que nunca. Su mantra: No sólo se debe condenar la biodiversidad, debe ser eliminada. Y deshacerse de esos condenados agricultores que la protegen mientras estamos en ello.

Los proyectos de leyes requerirían una tan abrumadora complejidad de normativas, inspecciones, licencias, honorarios y sanciones para cada agricultor que desee vender localmente – un puesto de frutas, en un mercado de agricultores – que nadie podría manejarla. Y ESE es el punto. Todo el punto es el juego sucio. Todo el punto es “estar en el control estricto de lo que se necesita para la supervivencia, porque va a valer una fortuna”.

Por tanto, si usted prefiere las ferias de agricultores, los granjeros locales, la leche fresca, los huevos frescos, los puestos de hortalizas y la libertad, permita que sus amigos sepan qué es lo que persiguen verdaderamente todos esos proyectos de leyes de “falsa seguridad alimentaria” que nos traen con bien planificada malicia, Monsanto, Cargill, Tysons, ADM, etc.



Slow Food nos recuerda dónde necesitamos estar (y nos avisa cuánto ayudaría a cualquier economía local):

• Formar y mantener bancos de semillas para preservar las variedades heredadas, en cooperación con los sistemas alimentarios locales;

• Desarrollar un “Arca del Sabor” en cada ecoregión, donde los alimentos y las tradiciones culinarias sean celebrados;

• Preservar y promover los productos alimenticios locales y tradicionales, junto con su conocimiento y preparación;

• Organizar el procesamiento en pequeña escala (incluidas las instalaciones para productos perecederos y de matadero);

• Organizar celebraciones de la cocina local dentro las fiestas regionales (por ejemplo, la Fiesta de los Campos celebrada en algunas ciudades de Canadá);

• Promover “la educación del gusto”;

• Educar a los consumidores sobre los riesgos de la comida rápida;

• Educar a los ciudadanos acerca de las desventajas de la agroindustria comercial y las granjas industriales;

• Educar a los ciudadanos sobre los riesgos del monocultivo y la dependencia de muy pocos genomas o variedades;

• Desarrollar diversos programas políticos para preservar las granjas familiares;

• Presionar por la inclusión de los problemas de la agricultura ecológica dentro de la política agrícola;

• Presionar contra la financiación gubernamental de la ingeniería genética;

• Presionar contra el uso de plaguicidas;

• Enseñar conocimientos de horticultura a los estudiantes y personas en situación de reclusión, y

• Fomentar la compra ética en los mercados locales.

Pero primero tenemos que detener estos proyectos de leyes o nos quedaremos sin el dinero del rescate financiero y sin los alimentos de la corrida alimentaria. www.ecoportal.net

Linn Cohen-Cole.
Slow Food

sábado, 25 de septiembre de 2010

Red de Semillas insta al gobierno Español a cambiar el modelo agrícola apoyando la soberanía alimentaria y protegiendo la biodiversidad agrícola

Cordoba 13 de septiembre de 2010.- La Red de Semillas "Resembrando e Intercambiando"anima al Gobierno Español que aproveche la oportunidad que brinda el Año Internacional de la Biodiversidad para apostar por los pequeños agricultores y el consumo local y para que retire su apoyo incondicional a los transgénicos, a pesar de la oposición de la mayoría de la población.

La invitación se hace efectiva en el marco del Seminario Internacional sobre Biodiversidad Agrícola en la lucha contra el Hambre y frente a los Cambios Climáticos que tiene lugar del 13 al 15 de septiembre en Córdoba, convocado entre otros por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

Durante el Seminario, los organizadores 1 pretenden destacar el papel de la biodiversidad agrícola como base para la seguridad alimentaria, la lucha contra el hambre y como amortiguadora de los efectos previstos del cambio climático y redactarán un documento conclusivo en forma de Declaración para su presentación en la Reunión Plenaria de Alto Nivel de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica que se celebrará el 22 de septiembre en Nueva York.

Sin embargo para que sea creíble el interés del Gobierno Español en estas metas debe de dar un giro radical a sus políticas agrícolas o quedaría en evidencia que sólo se trata de un lavado de cara frente a su pasividad e inoperancia de los últimos años...
Desde la entrada en vigor en España del TIRFAA el 29 de junio de 2004, poco o nada se ha trabajado para poner en marcha los nuevos compromisos adquiridos para la conservacion, promoclon, uso e intercambio de la biodiversidad agrícola. Detallamos a continuación algunos ejemplos:

i) Después de tres años desde la salida de Ley 30/2006, de 26 de julio, de semillas y plantas de vivero y de recursos fitogenéticos, aún no se ha publicado y, más preocupante aún, no se ha trabajado y consensuado con los agentes clave, el Reglamento Tecnico que regulara todos los aspectos relacionados con los Recursos Fitogenéticos en España.
ii) En la actualidad se está trabajando en el Proyecto de Real Decreto por el que se aprueba el Reglamento General del registro de variedades comerciales, normativa que no tiene en cuenta lo dispuesto en el TIRFM en cuanto a las variedades de conservación (aquella que, para la salvaguardia de la diversidad biológica y gen ética, constituye un patrimonio irreemplazable de recursos fitogenéticos, según recoge la Ley de semillas Española).
iii) Tras más de 15 años del Programa de Conservación y Utilización de Recursos Fitogenéticos, siguen sin financiarse proyectos que contemplen la conservación in situ por parte de los agricultores y sus redes de semillas.
iv) El Gobierno Español no ha informado de cómo van a proceder a desarrollar el indicador sobre biodiversidad en zonas agrícolas, compromiso fundamental para conocer los efectos de la aplicación de los Fondos Europeos de Desarrollo Rural en España (Anexo VIII del Reglamento CE núm. 1974/2006 de la Comisión de 15 de diciembre de 2006 por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento CE núm. 1698/2005 del Consejo relativo a la ayuda al desarrollo rural a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural).
v) A pesar de la opinión contraria de la mayoría de la opinión pública y en contra del interés general, el gobierno continua con su inexplicable política a favor de los transgénicos, lo que aumenta la pérdida de biodiversidad agrícola tal y como se ha constatado en el caso del maíz en producción ecológica.

De esta forma pedimos que el Gobierno Español, que en vez de predicar sea coherente con sus políticas en el territorio donde realmente tiene competencias y haga realidad las declaraciones realizadas en Seminarios y Reuniones Internacionales. Una vez más solicitamos un apoyo político decidido y sin trabas por la biodiversidad agrícola dentro y fuera de nuestro país. 


Comunicado de Prensa de la red andaluza de semillas durante el seminario Internacional sobre Biodiersidad Agricola que tuvo lugar en Cordoba

viernes, 17 de septiembre de 2010

La Agricultura en Al-Andalus


 


Herederos de los hispano-romanos y visigodos, los habitantes de al-Andalus sintieron también vivamente un gran amor por la naturaleza, las huertas y jardines. Conservaron los sistemas de riego de la época preislámica y los mejoraron. No solamente desarrollaron nuevas técnicas de cultivo en las vegas de Granada, Murcia y Valencia, sino también en Córdoba, Toledo, Sevilla y hasta Almería. Fueron estas ciudades los focos principales donde surgió esta literatura agrícola, la mayoría de cuyos autores fueron médicos. Su interés por la agricultura estaba marcado por la preocupación en conocer las aplicaciones médicas y dietéticas de los llamados «simples».

En Córdoba destacó el famoso médico Abû-l-Qasim az-Zahrawi, que murió hacia el año 1009, el Albucasis de los traductores latinos de la Edad Media. Compuso un «Compendio de Agricultura» (Mujtasar kitab al-fialaha).

En Toledo sobresale Ibn Wafid (1008-1074), el Abengüefith de los farmacólogos medievales. Compuso varias obras de medicina, entre ellas el «Libro de los medicamentos simples». Se hizo famosa en toda Europa gracias a la traducción resumida de Gerardo de Cremona: Liber Abenguefith Philosophi de virtutibus medicinarum et ciborum. Fue traducida completamente al castellano y al catalán.

Ibn Wafid estuvo al servicio del rey al-Ma'mûn de Toledo (1037-1075) y para él creó un jardín botánico o «Huerta del Rey» (Yannat as-Sultan), que se extendía por la Vega del Tajo, entre el Palacio de Galiana y el Puente de Alcántara. Fue en este siglo XI, cuando aparecieron en al-Andalus los primeros «Reales Jardines Botánicos», casi quinientos años antes que en la Europa renacentista.

Entre otras obras, Ibn Wafid escribió una «Suma o compendio de Agricultura», cuya versión castellana de la Edad Media descubrió e identificó Millás Vallicrosa en el manuscrito fragmentario de la Biblioteca Nacional de Madrid, procedente del antiguo fondo de la Biblioteca de la Catedral de Toledo. La obra agronómica de Ibn Wafid inspiró uno de los más famosos tratados de agricultura del Renacimiento: la Agricultura General de Gabriel Alonso de Herrera, editada en 1513 por encargo del Cardenal Cisneros. Emilio García Gómez adquirió en Tánger un folleto árabe con fragmentos de varios tratados de agricultura y en 1945 pudo constatar que la traducción castellana de Ibn Wafid, descubierta e identificada por Millás, correspondía a uno de los tratados contenidos en dicho folleto. Actualmente, Bachir Attié ha identificado al autor de este tratado como Abü-I-Qasim 'Abbas al-Nahrawi.

Contemporáneo de Ibn Wafid fue Ibn Bassal, al servicio también de al-Ma'mûn de Toledo. Hizo la peregrinación (Haÿÿ) a Oriente pasando por Sicilia y Egipto. Compuso una extensa obra de agricultura (Diwan al-filaha) y que resumió después en un solo volumen de dieciséis capítulos con el título de Kitab al-qasd wa-l-bayan ( «Libro del propósito y de la demostración» ).

A diferencia de otros autores geopónicos que recurrieron a los autores clásicos, Ibn Bassal parece basarse en experiencias personales y, se puede considerar como el tratado de agricultura más original y objetivo de todos los especialistas andalusíes.

Cuando Alfonso VI conquistó Toledo en 1085, Ibn Bassal emigró a Sevilla y se puso al servicio del rey al-Mu'tamid (1069- 1090), para el que creó una «Huerta del Rey». En Sevilla en- contró al médico toledano Ibn al-Lunquh o Ibn al-Luengo (muerto en 1105), discípulo de Ibn Wafid y al sevillano Ibn al-Haÿÿaÿ. Este último compuso el tratado de agricultura llamado al-Muqni' ( «El suficiente» ) en 1073 y sigue fundamentalmente a los autores clásicos, sobre todo a Yûniyus, desechando los consejos de agricultores ignorantes. También llevó a cabo experiencias personales en el Aljarafe sevillano.

A esta escuela hispalense pertenecieron también Abû-l-Jayr y el autor anónimo de la ‘Umdat at-tabib fi ma’rifat fi kull labib. Asín Palacios estudió en 1943 esta importante obra en su Glosario de voces romances registradas por un botánico anónimo andalusí de los siglos XI-XII. Según él, fue este autor anónimo «quien ideó, sin precedentes hasta hoy conocidos, el sistema de clasificación de las plantas que más se acerca al moderno». Es muy superior a cualquier diccionario de botánica, árabe o europeo, de la Edad Media, incluido el famoso «Tratado de los Simples» de Ibn al-Baytar .

Define y clasifica las plantas con gran precisión y seguridad, no sólo las indígenas sino también las exóticas, procedentes del Medio Oriente y hasta del Extremo Oriente, muchas de las cuales fueron conocidas en Europa después del descubrimiento de las Indias Orientales. Asín Palacios ha subrayado también la importancia de esta obra desde el punto de vista toponímico y lingüístico: la 'Umda del Anónimo sevillano es esencial para conocer el estado de las lenguas romances de la Península Ibérica en el siglo XI.

En Granada destaco at-Tignari, llamado así por haber nacido en Tignar, entre Albolote y Maracena, en la Vega de Granada. Sirvió primero al último rey Zirí de Granada, el emir 'Abd Allah (1073-1090). Compuso un tratado de agricultura titulado Zahr al-bustan wa-nuzhat al-adhan ( «Flor del jardín y recreo de las inteligencias» )o Se lo dedicó a Tamim, hijo del sultán almorávide Yûsuf ibn Tashufin, cuando fue gobernador de Granada {1107-1118). Está dividido en doce artículos o maqâlas y 360 capitulos.

El principal tratado de agricultura fue escrito a finales del siglo XII o principios del XIII por el sevillano Ibn al-'Awwam. Su Kitâb al-filaha al-nabatiyya ( «Libro de la agricultura nabatea» ) es una voluminosa obra dividida en treinta y cinco capítulos. La obra de Ibn al-'Awwam no constituye solamente el tratado agrícola más importante que en este género dio la literatura árabe, sino que es también la obra geopónica de más alto relieve de toda la Edad Media. Es célebre en Europa porque fue el primer tratado árabe de agricultura editado y traducido al español por José Antonio Banqueri (Madrid, 1802) en dos volúmenes.

Finalmente cabe citar a Ibn Luyûn de Almería (1282-1349). Compuso un Kitâb al-filaha o «Libro de la agricultura» en verso y le dio el título de Kitâb ibda' al-malâha wa-inhâ' ar-rayâha fi usûl sinâ'at al-filâha (Libro del principio de la belleza y fin de la sabiduría que trata de los fundamentos del arte de la agricultura). Este tratado ha sido editado y traducido por Joaquina Eguaras {Granada, 1975). Ibn Luyûn se basa principalmente en Ibn Bassal y at-Tignari, aunque no faltan las observaciones recogidas directamente de los entendidos en la materia.

No hay que olvidar que otros autores famosos de al-Andalus se preocuparon también por la Botánica y la Agricultura como Avempace (Ibn Baÿÿa, 1138), Avenzoar (Ibn Zuhr, 1131), Averroes (Ibn Rushd, 1198), el geógrafo al-Bakri (1094) o el oftalmólogo al-Gafiqi (1166).

Todos estos tratados de agricultura constituyen auténticas enciclopedias de economía rural. Aunque lo esencial es la agronomía, no faltan los capítulos dedicados a la zootecnia, veterinaria, administración y gestión de las fincas, selección y contratación de obreros agrícolas, conservación de los productos cosechados, agrimensura, calendario agrícola estacional, etc. También estos autores andalusíes introdujeron importantes capítulos dedicados al cultivo de plantas nuevas: arroz, caña de azúcar, palmera, algodón, lino, albaricoque, berenjena, azafrán, etc.


No es necesario, pues, subrayar la importancia que tuvo la Agricultura en al-Andalus. Basta con recoger este precioso pasaje de Ibn 'Abdûn de Sevilla:


«El príncipe debe prescribir que se dé el mayor impulso a la agricultura, la cual debe ser alentada, así como los labradores han de ser tratados con benevolencia y protegidos en sus labores. También es preciso que el rey ordene a sus visires y a los personajes poderosos de su capital que tengan explotaciones agrícolas personales; cosa que será del mayor provecho para unos y otros, pues así aumentarán sus fortunas; el pueblo tendrá mayores facilidades para aprovisionarse y no pasar hambre; el país será más próspero y más barato, y su defensa estará mejor organizada y dispondrá de mayores sumas. La agricultura es la base de la civilización, y de ella depende la vida entera y sus principales ventajas. Por los cereales se pierden existencias y riquezas, y por ellos cambian de dueño las ciudades y los hombres. Cuando no se producen, se vienen abajo las fortunas y se rebaja toda organización social».